Saltar al contenido

Degeneración macular relacionada con la Edad

9 octubre, 2019

La degeneración macular relacionada con la edad (ARMD) es la causa más común de ceguera en las personas mayores. Si bien la etiología de esta enfermedad aún no se conoce, los datos disponibles indican que tiene componentes tanto genéticos como ambientales (irradiación UV, fármacos). La enfermedad produce la pérdida de la visión central, mientras que la visión periférica no se ve afectada. Se reconocen dos formas de ARMD: una forma seca (atrófica, no exudativa) y una forma húmeda (exudativa, neovascular). Esta última se considera una complicación de la primera. La ARMD seca es la forma más común (90% de todos los casos) e implica lesiones degenerativas localizadas en el área de la mácula lútea. Las lesiones degenerativas incluyen engrosamientos focales de la membrana de Bruch llamados drusas, atrofia y despigmentación del EPR y obliteración de los capilares en la capa coroides subyacente. Estos cambios conducen a un deterioro de la retina fotosensible suprayacente, lo que resulta en la formación de puntos ciegos en el campo visual.

La ARMD húmeda es una complicación de la ARMD seca causada por la neovascularización de los puntos ciegos de la retina en las drusas grandes. Estos vasos neoformados, delgados y frágiles con frecuencia dejan escapar su contenido y producen exudados y hemorragias en el espacio justo debajo de la retina, cuyas consecuencias son fibrosis y cicatrización. Estos cambios son responsables de la pérdida progresiva de la visión central en un período de tiempo breve.

El tratamiento de la ARMD húmeda abarca la terapia tradicional con láser; no obstante, han surgido nuevas técnicas quirúrgicas, como la translocación macular, en estos últimos años. En este procedimiento, la retina se desprende, se transloca y se vuelve a fijar en un sitio nuevo, lejos del tejido neovascular coroideo.