Saltar al contenido

Funciones fundamentales del útero

5 octubre, 2019

El útero es un órgano hueco con forma de pera que tiene una pared gruesa y, en el estado no grávido, una cavidad estrecha. La pared uterina está compuesta por una mucosa, conocida como endometrio; una muscular, conocida como miometrio y una una cubierta externa o serosa que es el perimetrio. El miometrio está formado por músculo liso y tejido conjuntivo y contiene los vasos sanguíneos más grandes que dan origen a los vasos de menor calibre que irrigan el endometrio.

El útero sufre cambios cíclicos que se manifiestan, en gran parte, por modificaciones que ocurren en el endometrio. Si no se implanta un óvulo después de haberse preparado el endometrio para este acontecimiento, el estado de preparación no se mantiene y una gran parte del endometrio se degenera y se elimina en lo que constituye el flujo menstrual. La parte del endometrio que se pierde se conoce como estrato funcional; la parte que se retiene es el estrato basal. El estrato basal es la sección más interna del endometrio y bordea el miometrio.

El miometrio también sufre cambios asociados con la implantación de un cigoto. En el útero no gestante, las células musculares lisas tienen una longitud aproximada de 50 mm y durante el embarazo se someten a una enorme hipertrofia y su longitud con supera los 500 mm. Además, aparecen fibras musculares nuevas por la mitosis de células musculares preexistentes y por la división y la diferenciación de células mesenquimáticas indiferenciadas. El tejido conjuntivo también se incrementa para fortalecer la pared uterina. Los fibroblastos aumentan por mitosis y secretan fibras elásticas y colágenas adicionales. Después del parto, el útero retorna casi a su tamaño normal. La mayoría de las fibras musculares recuperan sus dimensiones normales, pero algunas se degeneran. El colágeno secretado durante el embarazo es digerido por las mismas células que lo produjeron, los fibroblastos. En forma similar pero menos pronunciada, la proliferación y la degeneración de los fibroblastos y el colágeno ocurre en cada ciclo menstrual.

Cuando los estrógenos desencadenan los acontecimientos uterinos de la etapa proliferativa, otra hormona, la progesterona, provoca los cambios suplementarios que conforman la etapa secretoria del ciclo uterino. Esta hormona lleva al endometrio a un estado de aptitud para la implantación, y como consecuencia de sus acciones, el espesor del endometrio aumenta aún más. Se producen cambios conspicuos en las glándulas, principalmente en el estrato funcional, donde las glándulas adoptan una forma de tirabuzón más pronunciada y secretan moco que se acumula en las saculaciones distribuidas por toda su longitud.

El sistema vascular del endometrio también prolifera y se degenera en cada ciclo menstrual. Las arterias radiales del miometrio se insertan dentro del estrato basal del endometrio y desprenden pequeñas arterias rectas que irrigan el estrato basal y se extienden a lo largo del endometrio para convertirse en las arterias en espiral cuyo trayecto es muy contorneado. Las arteriolas derivadas de las arterias espirales irrigan el estrato funcional. La porción distal de las arterias en espiral y las arteriolas se desprenden junto con el estrato funcional durante la menstruación. La contracción y la relajación alternadas de las porciones basales de las arterias en espiral impiden la hemorragia excesiva durante la menstruación.

Cuello uterino (cérvix)

El cuello uterino o cérvix es la porción inferior estrecha o restringida del útero, parte de la cual se proyecta dentro de la vagina. El conducto cervical atraviesa el cuello y provee una vía de comunicación entre la vagina y la cavidad uterina. La estructura del cuello uterino se parece al resto del útero porque está compuesta por una mucosa (endometrio) y un miometrio. Sin embargo, existen algunas diferencias importantes en la mucosa.

El endometrio del cuello uterino no sufre la proliferación y la pérdida cíclicas de tejido que es característico del cuerpo y del fondo del útero. Más bien, la cantidad y el carácter de la secreción mucosa de su epitelio cilíndrico simple varían en momentos diferentes en el ciclo uterino por acción de las hormonas ováricas. En la mitad del ciclo, la cantidad de moco producida aumenta 10 veces. Este moco es menos viscoso y proporciona un medio favorable para la migración de los espermatozoides. En otros momentos del ciclo, el moco restringe el paso de los espermatozoides hacia el útero.

El miometrio forma el espesor mayor del cuello uterino. Consiste en haces entrelazados de células musculares lisos en una red extensa y continua de tejido conjuntivo fibroso.