Saltar al contenido

Mecanismo de la erección y la disfunción eréctil

5 octubre, 2019

La estimulación simpática termina la erección peneana al causar la contracción de las células musculares lisas trabeculares y de las arterias helicinas. Estos acontecimientos disminuyen el flujo sanguíneo hacia los cuerpos cavernosos y reducen la presión de la sangre en el tejido eréctil a la presión venosa normal. La presión menor dentro del cuerpo cavernoso permite que las venas que vacían estas estructuras se abran y drenen el exceso de sangre.

La erección y la relajación se producen de la siguiente manera

  1. Todo comienza cuando el hombre recibe un estímulo visual o un pensamiento que le resulta excitante.
  2. Cuando un hombre recibe un estímulo que le genera excitación, los músculos que se encuentran en los cuerpos cavernosos se relajan, permitiendo que fluya la sangre y llene el tejido eréctil que se encuentra en esta zona. Debido a este fluir de sangre, se genera una importante presión en los cuerpos cavernosos, lo que hace que el pene se expanda.
  3. Pero para que la penetración sea efectiva no basta solo con que el pene aumente su tamaño, también es necesario que se endurezca. Este proceso se consigue cuando la túnica albugínea, la membrana que rodea a los cuerpos cavernosos, atrapa la sangre en el pene, sin permitir que la misma fluya a otras partes, de esta forma se consigue la rigidez necesaria para una placentera penetración.
  4. Tras la eyaculación, o ante la ausencia de estímulo sexual continuo, los cuerpos cavernosos se vacían de sangre y el pene vuelve a su tamaño normal en reposo.

Es importante destacar que no hay relación entre el tamaño del pene en reposo y el que tendrá durante la erección, pues hay falos que pueden alcanzar incluso el doble de tamaño. Ésto se debe a la flexibilidad de los músculos implicados, por lo que resulta difícil predecir la medida que un pene adquiere al estar erecto.

La disfunción eréctil (ED) es la incapacidad de lograr y mantener una erección peneana adecuada para completar un coito satisfactorio. Una irrigación arterial adecuada es crucial para la erección y, por ende, cualquier trastorno que disminuya el flujo sanguíneo hacia los cuerpos cavernosos puede causar una insuficiencia eréctil. Muchos casos de disfunción eréctil en los que no hay una lesión nerviosa parasimpática ahora pueden tratarse eficazmente con citrato de sildenafil (Viagra).

Este compuesto potencia el efecto relajante del NO sobre las células musculares lisas de los cuerpos cavernosos al inhibir la fosfodiesterasa, que tiene a su cargo la degradación de la cGMP. Como ya se mencionó, la cGMP causa la relajación del músculo liso que, a su vez, permite la entrada de sangre en los cuerpos cavernosos para iniciar la erección. Sin embargo, cuando ha ocurrido una lesión nerviosa parasimpática (p. ej., una complicación de la cirugía prostática), el citrato de sildenafil no tiene efecto porque el fenómeno que comprende la estimulación parasimpática y la liberación de acetilcolina no puede ocurrir.

Sin acetilcolina el óxido nítrico no puede producir cGMP. Sin cGMP, las células musculares lisas no se pueden relajar para permitir la entrada de sangre para que se llene el tejido eréctil. La erección del pene es un fenómeno vascular iniciado por el SNC y mantenido por interacciones complejas entre fenómenos vasculares y nerviosos. El SNC responde a estímulos externos o internos (impulsos sensitivos, percepciones, deseos, etc.) en los que interviene la inervación simpática y parasimpática del pene.

La estimulación parasimpática inicia la erección por relajación de las células musculares lisas trabeculares y la dilatación de las arterias helicinas. Esto conduce a la expansión de los cuerpos cavernosos y, en menor grado, del cuerpo esponjoso. La sangre arterial se acumula en estos tejidos eréctiles por compresión de las vénulas contra la túnica albugínea no distensible. Este proceso se conoce como mecanismo venooclusivo corporal.

La túnica albugínea también comprime las venas más grandes que drenan sangre de los cuerpos cavernosos de modo que también se bloquea el drenaje venoso, cuya consecuencia es la tumefacción y la rigidez del pene.

Dos neuromediadores, la acetilcolina y el óxido nítrico, participan en la relajación del músculo liso durante la iniciación y el mantenimiento de la erección peneana.

• Acetilcolina, que es liberada por las terminaciones nerviosas parasimpáticas y actúa principalmente sobre las células endoteliales que tapizan los espacios vasculares de los cuerpos cavernosos. Esto causa la liberación del péptido intestinal vasoactivo (VIP) y, lo que es más importante, óxido nítrico.

 • Óxido nítrico (NO), que activa la guanilato ciclasa en las células musculares lisas trabeculares para producir guanosina monofosfato cíclico (cGMP). La cGMP determina que las células musculares lisas se relajen.